Se desarrolló la segunda noche del Festival Baradero 2018.

El Anfiteatro Municipal fue el epicentro de la noche del viernes en la ciudad que disfrutó de un enorme espectáculo con la actuación de Soledad Pastorutti, Raúl Lavié, Los Pampas y Campedrinos, entre otros artistas destacados.

En la segunda jornada de la 44° edición del festival más popular de la provincia, el prestigioso predio estuvo repleto de talento y al igual que en todas las ediciones comenzó con la tradicional apertura a través del Himno Nacional Argentino, respetando a la perfección incluso, los horarios que marcaban las grillas pactadas.

Baradero no sólo estuvo presente en el público sino también en el escenario donde actuó José Mena y Jonathan Reynoso, cantantes emergentes que dejan en evidencia el merecimiento de pisar y recorrer uno de los escenarios más imponentes de la región.

Los ganadores de la Final Nacional del Pre Festival Baradero hicieron lo suyo con mucho profesionalismo, actuando, en esta ocasión, la pareja de zamba Barrios-Rochaix y la solista de tango María de los Ángeles.

El momento emotivo de la noche llegó con el homenaje a Yésica Franco, la bailarina que murió en un accidente cuando se dirigía a la Final Provincial del Pre Festival en Chivilcoy, el homenaje se desarrolló previo a la estelar participación de el ballet de Chivilcoy.

Por otro lado, Los Pampas, que estuvieron presentes en la presentación oficial del evento en la Casa de la Provincia hace una semana plasmaron una característica propia de folclore, al igual que Luciano Jazmín. El extraordinario músico Román Ramonda brilló con su acordeón y piano levantando a todo el público.

El tango, el profesionalismo, la simpleza y el prestigio provino de la mano del gran Raúl Lavié, sin dudas, uno de los números más altos de la noche por su enorme talento que deslumbró a todos los presentes con un enorme camino recorrido.

La fiesta estuvo, como ya lo es habitual, a través de la revelación 2017, el dúo de Campedrinos quienes interactuaron con el público y plasmaron su talento juvenil.

Por último, llegó el Huracán de Arequito, la Sole, presenciando un Anfiteatro con plateas agotadas y un gran recibimiento de los espectadores. La artista, que atraviesa grandes y positivos cambios, ofreció un show con variedad en cuanto a ritmos, bailes y una energía única con su simpatía y espontaneidad.

El festival continuará hoy, sábado 17 de febrero, a partir de las 21:00 horas en el Anfiteatro Municipal con una grilla extensa y prometedora.