Biru Gutiérrez: “Al que anda por derecha más se lo castiga”

La realidad de los comerciantes en nuestra ciudad es muy complicada. Braian Biru Gutiérrez, dueño de Futbolmanía, habló en Nuestra Mañana. “Estamos con miedo, todavía no queremos volver, la situación económica para nosotros no es muy buena, pero por ahora no queremos abrir para cuidarnos. Gracias a Dios el dueño del local de Futbolmanía entendió la situación y nos está cobrando la mitad del alquiler”.

La familia Gutiérrez también administra la Conserjería del Tiro Federal, pero desde el inicio de la cuarentena el club está cerrado. Además Biru tiene un taller de estampados de remeras, gorras y tazas entre otras cosas, pero la situación no es la mejor. “Lo que necesitamos es que nos dejen de ahogar tanto. El otro día fui al negocio, porque me habían encargado una camiseta, y ya tenía las boletas… para eso no hay cuarentena. No se dan cuenta de la situación en la que estamos. Y nosotros no cobramos nada, ni los 10.000 pesos ni ningún tipo de ayuda del gobierno. No queremos que nos regalen nada, somos una familia que nunca pedimos nada. Nos han roto la vidriera 3, 4 o 5 veces y siempre pusimos la plata y arreglamos la vidriera. Pero por ejemplo, quisimos sacar el crédito a tasa cero y no lo calificamos. Entonces decís para qué… el otro día pagué más de 20.000 pesos de monotributo para ponernos al día. Y ahora tengo que pagar los ingresos brutos. Y queríamos sacar un crédito para cumplir. Pero al tipo que anda por derecha más se lo castiga. Después entrás a venta de garaje y tenés a 200 personas vendiendo ropa y no pagan nada. No critico al que lo hace por necesidad, pero que tengan un poco de consideración con el comerciante que siempre está al día”.

La charla derivó enseguida hacia el fútbol y River, y Biru -fanático del millonario- recordó algunos momentos inolvidables. “En 2015 me fui a Japón y en 2018 a Dubai. Todos los días me levanto pensando y todos los días me acuesto pensando en esos viajes. Es algo difícil de describir. Ir por Japón caminando por una calle cualquiera y cruzarte con gente cantando… parecía que estabas en Nuñez. Los japoneses no lo podían creer, nos filmaban y sacaban fotos”.

A la hora de los sueños, y si fuere posible un viaje al pasado, elige sin dudar: “me gustaría ir a la primera vez que conocí la cancha de River. Tenía 1 años y 8 meses cuando mi viejo me llevó. No recuerdo el momento, pero me gustaría ir a ese instante, abrazarlo y decirle gracias… me emociono, para mi River es mi vida”.

Compartí tu opinión!