Mario Podestá. “El libro cuenta lo que el cuerpo siente, padece, sufre… los límites entre la vida y la muerte”

En el espacio deportivo de Nuestra Mañana entrevistamos a Mario Podestá, Dueño de Heladería Elmar y del Recreo El Delfín, que se encuentra frente al balneario de nuestra ciudad. Y precisamente el nombre Delfín es un apodo que lo acompaña desde sus tiempos de nadador de aguas abiertas. Y sus diferentes proezas en el agua quedaron registradas en el libro “Desafíos del Delfín de Baradero” que recientemente terminó de editar.

“Es un poco la historia de dos pruebas distintas, una de nadar libre y otra atado de pies y manos. Explicando el cómo y el porqué. Esperaremos el momento y haremos la presentación que corresponde” nos cuenta Mario, a quién la cuarentena le cambió los planes, ya que tenía prevista la presentación del libro en Casa Suiza con una gran fiesta.

“Fue una época de raidista en el río, cuento lo que el cuerpo siente, lo que el cuerpo trasmite. Desde una preparación física adecuada durante todo un año y la preparación de todo un equipo. Había alrededor de 25 personas trabajando. De las 13 pruebas que realicé desde la década del 70 y el 80, se cuenta la prueba más larga en dónde uní el túnel subfluvial con el puente de Zárate, que hasta el día de hoy es una prueba record. Fueron 498 km que contabilizó Prefectura, los encargados de fiscalizar. ¿Cuánto tiempo tardé?  74 horas y 33 minutos. En ese desafío perdí entre 13 y 14kg. El libro cuenta lo que el cuerpo siente, padece, sufre… los límites que están entre la vida y la muerte… incluso tuve tres infartos mientras desarrollaba las pruebas y me enteré mucho después”.

La idea de Mario surgió a partir de las dificultades que encontró en su momento para encontrar material escrito sobre el tema. Y la idea es que en el futuro los deportistas tengan algo para consultar. “Hay anécdotas, pero está más basado en el conocimiento que tuve sobre el cuerpo y la forma de manifestación del organismo ante necesidades de glucosa, cómo superaba el frío, cómo superaba el hambre, cómo superaba el sueño. La idea es dejar plasmado ese conocimiento, porque cuando yo intenté los primeros raid no había nada de los que nos antecedieron. La intención es dejar escrito para que el deportista tenga en cuenta ciertas situaciones límites que el cuerpo pasa y aprenda a leer esas manifestaciones. Y que sepa cuando hay que parar, cuando hay que darle respiro, para no llegar a situaciones límites. Porque después con los años los problemas vienen. El libro lo escribí en el celular, en los tiempos libres, en los tiempos que recordaba, porque habían pasado muchos años. Hubo que hacer reuniones con los pocos que quedaban vivos, los que me habían acompañado. Recordar esos momentos y que ellos me cuenten situaciones que vivieron desde la lancha que me acompañaba. Fueron 8 meses de trabajo. Se logró con la ayuda de mucha gente, con la ayuda de Monica Carretti, de Sagrera de San Pedro, de Natalia Udrisard. El libro no fue solamente pasar la vida en el agua a las hojas sino que hubo un trabajo de mucha gente que conoce del tema. Yo no soy escritor. Mi cultura es la cultura que me dio la vida”.

Compartí tu opinión!