Gabriel Sabbatini  “Milito, porque yo sé lo que es que nadie te de una mano, que nadie te ayude y que te dejen solo”.

 

Hablamos con Gabriel Sabbatini, un militante de larga trayectoria en la asistencia social. Actualmente es referente de la Organización Barrios de Pie. Permanentemente activo, Gabriel nos cuenta la realidad que vive junto a los vecinos de los barrios más pobres de la ciudad.

Con una historia previa de trabajo con el Movimiento de La Dignidad y Sandra Castillo dice ”Yo empecé hace tres meses en Barrios de Pie, ahora estamos recibiendo la mercadería del Ministerio de Desarrollo Social y estamos asistiendo a la mayor cantidad de gente que pueda, sobre todo a los niños, que les damos la merienda y los merenderos se transformaron en comedores y tenemos que preparar la comida para los padres también, que antes no venían. La pobreza antes de la pandemia era del 40%, paso el 50% y ahora debe ser mucho más alta y hacemos lo que podemos, con lo que conseguimos”.

Los comedores están cerrados, pero las Voluntarias Sociales siguen preparando almuerzos o cenas. Se recolectan los recipientes por los hogares, se rotulan con el nombre de la familia y ellos pasan a retirar su porción que se entrega higienizada de forma segura.

“Barrios de Pie asiste a 120 personas, Movimiento Por La Dignidad a muchísimos más”. Menciona que también trabajan en Baradero el Movimiento Evita y el MTE.

Gabriel tiene un 96% de discapacidad motora y se mueve en bicicleta. A raíz de eso y de sus experiencias nace su consciencia asistencial. Nos contó su lucha histórica por atención médica, sus reclamos no atendidos y un épico viaje a La Casa Rosada donde tuvo que llegar hasta el entonces Presidente, Nestor Kirchner, para lograr que autorice unas cirugías que necesitaba.

“Por eso milito, porque yo sé lo que es que nadie te de una mano, que nadie te ayude y que te dejen solo”.

Su trabajo “Es una rutina diaria, me ayudan las personas de los barrios cuando vamos a alcanzar la leche y la mercadería que conseguimos para hacer las meriendas, los almuerzos o cenas que podemos. Hay un comedor muy grande que ahora tengo que dejar de asistir, porque no consigo la mercadería. En el Barrio Plan Federal que son 160 raciones diarias de cena. Es increíble la cantidad de necesidad que hay”.

El audio completo haciendo clik en la imagen

 

Compartí tu opinión!