Colo Morelli (Carnicería El Colo) – “Estoy súper agradecido por la gente que me acompaña y a la gente que confía en nosotros”.

NOTA CON VIDEO

El Colo Morelli pasó por el streaming de Nuestra Mañana. Nos contó su historia relacionada a las carnicerías y como a fuerza de trabajo y buena onda pudo lograr el éxito en su negocio.

 “En 2010 tuve que salir a buscar laburo, tiré curriculum en todos lados incluida la carnicería El Rodeo y Pablo fue el primero que me llamó. En mi familia siempre se hizo carneada y a mí no me gustaba, me escapaba a lo de mi abuela porque no me gustaba la sangre. Así que mi acercamiento con la carne fue así, yo solamente hacia los mandados esa era mi relación con la carnicería pero no me quedo otra que arrancar. Primero me enseñaron la limpieza después hacer hamburguesas milanesas y mandados, le metí para delante y de a poco fui practicando. Aprendí a hacer chorizos, después me hicieron pasar al corte, aprendí a cortar haciendo churrascos de hígado, me costaba muchísimo. El churrasco de hígado lo odio, pero era lo que tenía que hacer para practicar, fui aprendiendo de a poco, y tenía más responsabilidad dentro de la carnicería. Fueron 4 años los que trabajé con la familia García y Martínez estoy súper agradecido con la gente que me ayudó. Ahí me salió la propuesta de otra carnicería para trabajar de lunes a sábado y después quede sin laburo, hacia changas o cubría a gente en un lugar u otro y me las rebuscaba”.

“Ahí fui a la municipalidad a pedir trabajo y nunca podía llegar a Aldo Carossi, me ve un día Aldo y me hizo pasar a la oficina. Me dijo que me iba a dar una mano, arranqué en espacios verdes en el vivero y el parque del este. Estuve hasta que cambio la gestión, antes que asuma Fernanda dejé de trabajar en el Municipio y ahí salió la oportunidad de agarrar la carnicería de la curva del tango. No tenía ni un cuchillo, hable con mi primer patrón, Pablo él me dio una mano y fue el impulsor de que yo inicie mi comercio”.

“El primer día entraron 24 personas a la carnicería, y de a poquito haciendo publicidad y por las redes la gente me fue conociendo, estuve dos años trabajando de lunes a lunes en la carnicería del chino. En ese lapso hasta fuimos con el chino al monumental, hizo vida social conmigo. Después en 2017 me salió la oportunidad del local comercial donde estoy ahora que era en el mismo barrio donde estaba”.

“Gracias a Dios nos fue bien, pudimos crecer por la ayuda de la familia el acompañamiento de la gente que trabaja conmigo y estoy súper agradecido por la gente que me acompaña y a la gente que confía en nosotros”.

“El tema de la carne me empezó a apasionar tanto como el tema de la política. Uno cuida el trabajo por sobre todas las cosas y la militancia quedó para acompañar a nuestros líderes, pero me apasiona la militancia y la política”.

“Hice un curso de embutidos y estamos haciendo buenos productos y sanos. Ese es un proyecto que tenía y está saliendo muy bien, y todos los días tenemos clientes nuevos y le agradezco a los medios que me apoyan y difunden”.

Mirá la nota completa haciendo click en la imagen.

Compartí tu opinión!