Pancho Calzone – “Elegimos el gimnasio como un modo de vida. Estamos muy agradecidos de la gente que tenemos y tratamos de darles siempre más”.

NOTA CON VIDEO

Pancho Calzone pasó por Nuestra Mañana. Hablamos sobre la vuelta de los gimnasios a Baradero.

“El nombre Indalo viene de un viaje que hice a España y así se llama un símbolo de la buena suerte de un pueblo de Almería y me llamo la atención que tomaban el indalo como un símbolo de buena suerte, investigue y lo tome como un símbolo de la buena suerte personal primero y después fue el nombre del Gimnasio”.

Pudieron retomar el trabajo tan necesario ¿como estuvo el comienzo?

“Desde armar el protocolo hasta que nos aprobó la municipalidad fue una gran expectativa. Es como una reinauguración para nosotros, lo esperábamos con mucha expectativa e incertidumbre. Ayer llego el día lo hicimos bien, la gente está muy atenta al protocolo, y estamos muy felices. Es un volver a empezar y todo el grupo que conformamos Indalo estamos muy contentos de haber vuelto”.

Protocolo

“Lo que hicimos fue juntarnos con dos actividades más e hicimos un protocolo en conjunto con la municipalidad que estuvieron muy abiertos siempre a escuchar nuestras necesidades, la actividad habilitada es clara: es al aire libre, se abrió el gimnasio, pero pasan por el gimnasio solamente hasta llegar al patio que es el lugar permitido para actividad al aire libre. Se hace con turnos preestablecidos y la actividad que se hace en el patio es con un profe a cargo, con un máximo de 8 personas lo hacen con elementos que solamente toca esa persona. La persona pasa por una cabina sanitizante, y pasa al patio dónde lo espera el profesor, le asigna un espacio y elementos de uso personal y la actividad es durante 45 minutos”.

¿Como fueron estos meses para ustedes?

“Nosotros tuvimos un apoyo muy grande de nuestros entrenados. Desde un primer momento cuando se suspendieron las clases y decidimos cerrar pensando que iba a ser una cuarentena corta, nuestros clientes siguieron pagando su abono sin hacer actividades y es algo increíble, nos sentimos muy contentos y privilegiados de haber podido pasar lo peor de la tormenta”.

“Somos unos apasionados de lo que nos gusta, le ponemos mucha pasión y tratamos de que el profe que trabaja en Indalo sea alguien que elige la actividad y no algo solo económico, es la oportunidad de hacer lo que le gusta y además ser pago, elegimos el gimnasio como un modo de vida”.

“Nosotros nos basamos en el trato personalizado con la gente, la persona que nos eligió es cliente amigo y cuando entra recibe un saludo, la amabilidad de quien lo recibe y un trato profesional de los profesores para que sea todo armonioso, es algo que lo fuimos construyendo”.

“Estamos muy agradecidos de la gente que tenemos y tratamos de darle siempre más”.

Mirá la nota completa haciendo click en la imagen.

Compartí tu opinión!