Graciela Rovitto, Maestra – “Ser maestro es dejar huellas y cuando esas huellas son profundas no se borran”.

NOTA CON AUDIO

En el día de las Maestras y Maestros, desde Nuestra Mañana hablamos con una querida docente de Baradero: Graciela Rovitto. Transcribimos lo más destacado de la charla con Graciela y también tenés el audio completo al final del texto para que no te pierdas nada.

“En los juegos que hacía de chica siempre estaban el pizarrón y la tiza. Escribía en maderitas que me dejaba mi papá carpintero. Siempre jugando a enseñar, aunque sea las muñecas, así nació mi vocación”.

“Yo trabajé toda mi vida como docente en la escuela San José me recibí en 1968 y en 1969 me convocan como docente de la comunidad. Les ayudaba a las chicas que estaban de pupilas, cuando terminaban la jornada escolar yo trabajaba en el salón del pupilaje ayudándolas. Ahí me empecé a foguear como docente”.

“Hoy en día más que nunca se necesita de esa ayuda que dan los docentes para lograr personas que puedan crecer y lograr su camino”.

“Después de 33 años: 20 como docente y 13 como directiva, me encuentro con hombres y mujeres por la calle que me saludan y me recuerdan con cariño. Me da gusto cuando me reciben con amor y cariño y les dicen a sus hijos: ella fue mi maestra”.

“El hecho de poder estar en contacto directo con los chicos nos permitía conocerlos, ver en sus ojitos si realmente estaban entendiendo. Siempre como maestros la función de transmitir conocimientos, enseñar a construir, transmitir valores, abrir caminos… eso no ha cambiado”.

“Permanentemente vamos aprendiendo de la simplicidad que tienen los chicos, ellos realmente para tomar una decisión son mucho más simples y claros que los adultos. Aprendemos no solo de nuestros errores sino de ellos”.

“No me fue fácil retirarme, la palabra jubilación es sinónimo de jubileo, de alegría, pero yo tenía el corazón dividido en dos partes. Por un lado, me iba tranquila de dejar la escuela en buenas manos, pero por otro lado estaba triste de dejar el guardapolvo, el pizarrón y la alegría de los chicos”.

“Hoy 11 de septiembre aniversario del fallecimiento de Sarmiento les deseo a todos los docentes un hermoso día. Creo que cada uno ha dado y está dando lo mejor que pueden. Ser maestro es dejar huellas y cuando esas huellas son profundas no se borran”.

Escuchá esta linda nota en el audio acá abajo.

Compartí tu opinión!