Javier Malacalza (Fútbol): “Yo nunca me consideré jugador, fui un hincha del lado equivocado del alambrado”.

NOTA CON VIDEO

En Nuestra Mañana estuvimos vía streaming con el goleador de Atlético Javier Malacalza, quien repasó su historia futbolística. A continuación compartimos los mejores momentos y frases de la entrevista.

“Yo todas las infantiles las hice en Atlético, arranque en el 91 hasta llegar a primera en el 97. Después me fui a Banfield”.

“Mi familia es muy futbolera, mi tío es el Tío Gómez, todos son de Sportivo y nosotros somos las ovejas negras. Me hice hincha de Atlético viendo el Regional del 88/89. Yo tenía 5 o 6 años y me hice hincha en ese momento. Ibamos con amigos a la cancha, todos jugaban en la canchita de atrás y yo miraba todo el partido. Mi viejo se hizo hincha de Atlético con el tiempo. No jugué en los Cebollitas, si me acuerdo de ir a entrenar un par de meses con mi Tío, pero no eran los Cebollitas. Me crie en el campo y mi viejo me traía para que juegue con otros pibes”.

“Jugué siempre de delantero, en algún momento Chiqui Portillo me puso de 8, me gustaba y entendía bien la posición, pero después siempre fui de delantero”.

“Cuando yo llego a Primera formabámos con Casal; Olivieri, Pulimeni, Tapia y Lavielle; Juan vera, Toto Riolfo, Mallo Y Portillo; Garibaldi y Muñeco Malacalza. Yo empecé a ir al banco de suplentes con ese equipo, año 97 o 98… era un equipo que ganaba todo”.

Banfield y sus chances de llegar lejos en el fútbol

“Tito Sassone me lleva a hacer una prueba en el año 2001. Hasta el 2002 estuve en la 4ta de Banfield, fue una experiencia linda. Si antes de llegar a Banfield me decían que iba a estar dos años haciendo experiencia y vas a volver lo firmaba ahí. Yo llegué tarde, ya en 4ta hacían un entrenamiento profesional, con pesas. Yo nunca había agarrado una pesa y me costó horrores. Cuando llegaron los 21 años, en el medio de la crisis, eramos 14 pibes y solamente le hicieron contrato a 3 o 4. Entre ellos estaba Santiago Sandoval”.

“Me golpeó porque cuando llegás a 4ta en un equipo de Primera, podés empezar a jugar en cualquier club del ascenso. En ese momento mi objetivo era estudiar y jugar en Atlético. Hice una pretemporada en Fénix, un club gerenciado del ascenso. Hice la prueba, el DT me dice: vas a ser el tercer refuerzo. La única condición es que tenés que jugar para Neuspiller, que era el 9 y la figura del equipo. Acordamos todo, iba a firmar, y fuimos a jugar un amistoso en Lanús contra Argentinos Juniors. En ese amistoso se quiebra la mano el arquero de Fénix, cuando volvemos se me arrima el técnico y me dice: te quería pero tengo que traer un arquero, te pido que sigas entrenado y en junio vuelvas. Decidí por completo volverme Atlético que era algo que a mí me gustaba mucho, para mi Atlético estaba allá arriba”.

“Lo que pasa por algo pasa y tenés que mirar para adelante. Gracias a Dios todo lo que me pasó con Atlético fue maravilloso. Cosas que nunca pensé vivir como jugar en una cancha llena, que transmitan el partido por radio. Esas cosas me movilizaron y me llenaron”.

¿Qué momento de tu carrera elegís?

“El momento más emocionante, más allá de los campeonatos, fue el primer partido del Regional 2006 contra un equipo de la Liga de Escobar. Jugué infiltrado y me metieron un patadón en el tobillo que me sacaron la infiltración y tuve que salir. Cuando me suben a la camilla me largo a llorar, lloraba por los aplausos de la gente, de volver a vivir lo que viví de chico, la cancha llena… una cosa es que lo viva un jugador y otra cosa es que lo viva un jugador que además es hincha, es algo inexplicable. Yo nunca me consideré jugador, fui un hincha del lado equivocado del alambrado”.

¿Un gol memorable?

“En este mismo Regional, en Gualeguaychú que ganamos, hacía mucho calor. Va la pelota contra el lateral, jugábamos con uno menos, recupero la pelota, corro por la línea, paso a dos y cuando sale el arquero se lo pico al segundo palo. Hay un video que nunca pude conseguir, me quedo con ese gol”.

¿Sufriste el retiro?

“Me pasaba de sufrir por no poder jugar cuando estaba lesionado, pero no cuando me retiré. Jugué el último partido en el Estadio contra Banfield y me retiré campeón, no puedo pedir más. Si hubiera estirado la participación, hubiera vivido el ascenso de 2017, pero lo disfruté como hincha”.

¿Sentís que estás en el corazón del hincha?

“Yo creo que un poco sí. Habría que preguntarle a algún nene que me haya visto de chico en ese Regional de 2006 si se hizo hincha de Atlético. Ahí diría que esta el objetivo cumplido”.

MIRÁ LA NOTA HACIENDO CLICK EN LA IMAGEN.

Compartí tu opinión!