Cada 17 de Abril se conmemora el Día Mundial de la Hemofilia.

Este miércoles como todos los 17 de Abril, se conmemora el Día Mundial de la Hemofilia, una enfermedad que afecta aproximadamente a 1 de cada 10.000 personas en el mundo, que se transmite de padres a hijos a través de los genes de los progenitores.

En el marco del mes Mundial de la Hemofilia, “la Cumbre Latinoamericana de Expertos que tuvo lugar en Bogotá, Colombia, presentó un reporte multidisciplinario que abordó la problemática de la hemofilia y otros desórdenes de la coagulación. Un grupo de médicos hematólogos de la salud pública resaltaron la importancia de pasar del manejo de episodios de sangrado a la prevención o profilaxis para las personas que padecen hemofilia grave o severa, junto a una atención integral multidisciplinaria realizada en tiempo y forma permanente”, señala un informe elevado por el grupo de especialistas.

“La sangre de las personas con hemofilia carece de uno de los factores necesarios para una correcta coagulación sanguínea; y es debido a esta ausencia que las personas afectadas pueden sangrar más tiempo de lo normal y producir síntomas como hematomas extensos, sangrado dentro de los músculos y/o articulaciones y sangrado espontáneo. La hemofilia presenta tres grados de severidad dependiendo de la cantidad de factor de coagulación en la sangre de la persona afectada; leve, moderada y grave o severo”, se indica en el escrito.

Síntomas de la hemofilia

Hematomas extensos

Sangrado dentro de los músculos y las articulaciones (particularmente en las rodillas, codos, y tobillos, así como los músculos del brazo superior y del antebrazo, el músculo de psoas, del muslo, y de la pantorrilla).

Sangrado espontáneo (sangrado repentino dentro del cuerpo sin que haya un motivo claro).

Sangrado durante mucho tiempo tras cortarse, en una extracción dental o al someterse a un procedimiento quirúrgico.

Sangrado durante mucho tiempo tras sufrir un accidente, particularmente luego de una lesión en la cabeza.

Diagnóstico

La hemofilia se diagnostica tomando una muestra de sangre y midiendo el grado de actividad del factor. Si la madre es portadora, pueden hacerse pruebas antes del nacimiento del bebé, entre la novena y la onceava semana de embarazo, mediante una muestra de vellosidad coriónica o de una muestra de sangre fetal en una etapa posterior (18 semanas o más de embarazo).

Si bien en los últimos años se ha incrementado el diagnostico de hemofilia a nivel mundial, se estima que sólo el 70% de los pacientes latinoamericanos han sido diagnosticados.

Tratamiento

Actualmente, dan cuenta los profesionales en esta patología, “el tratamiento de la hemofilia es muy efectivo. Se inyecta el factor de la coagulación faltante al torrente sanguíneo mediante una aplicación intravenosa y el sangrado se detiene cuando una cantidad suficiente del factor de coagulación llega al sitio que está sangrando. Si el sangrado es tratado prontamente, se necesita una menor cantidad de factor coagulante para detener la hemorragia”