El Papa pidió a Pérez Esquivel no limitar los DD.HH. a la dictadura.

El papa Francisco recibió esta mañana al premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, quien lo defendió en los últimos días de las acusaciones que lo señalaban como cómplice de la última dictadura militar.

Tras el encuentro, Pérez Esquivel dio una conferencia de prensa en la que dio detalles de lo que consideró un “reencuentro”, porque “ya nos conocíamos de antes”.

Sobre lo conversado, el Nobel contó que el Papa le dijo que “hay que buscar pa verdad, la justicia y la reparación, y que los derechos humanos son integrales y no hay que limitarlos a los asesinatos de la dictadura de 1976, sino también a la pobreza, el ambiente y la vida del pueblo”.

Tras las acusaciones que la semana pasada le hicieron al ahora pontífice de haber tenido vínculos con los militares durante la dictadura de 1976, Pérez Esquivel salió a defenderlo y negó cualquier posibilidad en ese sentido. “Hubo obispos que fueron cómplices de la dictadura, pero Bergoglio no”, había dicho.

Y hoy reiteró: “El Papa no tuvo nada que ver con la dictadura, no fue cómplice de la dictadura, no fue de los obispos que estuvieron más en la avanzada por la defensa de los derechos humanos, aunque prestigió más una diplomacia silenciosa, de pedir por los desaparecidos y los presos”.

El Nobel de la Paz argentino, elegido en 1980 por su militancia por los derechos humanos y sus denuncias durante aquellos años de dictadura, dejó claro que “bajo ningún punto de vista pueden ligar al papa Francisco con la dictadura”, y reconoció que de este tema hablaron durante el encuentro, aunque “en términos generales”.