Esa “pequeña joya” literaria del siglo XX: “El Principito” llega a la TV

La joya literaria de Saint-Exupéry podrá verse en una serie de dibujos animados que el domingo se estrena en España y hacia fin de año en América Latina.

“El Principito”, esa “pequeña joya” literaria del siglo XX repleta de “valores humanistas”, en palabras de Olivier D’Agay, director de la gestión del legado del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry, se reinventa en una serie de dibujos animados que se estrena en España y América Latina.

Tres años y 450 animadores han hecho falta para plasmar el sueño de los herederos de Saint-Exupéry de “llevar a los niños del siglo XXI” el mensaje universal de “tolerancia, paz, ecología y amistad” de “El Principito”, afirmó D’Agay.

La serie, que se sirve de la alta definición y del formato 3D, se proyecta como una secuela y transcurre en veinticuatro planetas que recorre el Principito, junto a su inseparable amigo el Zorro, en su camino de regreso desde la Tierra a su pequeño asteroide B612, donde le espera la Rosa, protegida bajo una campaña de cristal.

El Zorro, que representa la amistad y en cuya boca puso Saint-Exupéry la famosa frase “lo esencial es invisible a los ojos”; la Rosa, que simboliza las relaciones indestructibles; y la Serpiente, que siembra caos e “ideas negras” allí por donde pasa, son tres de los personajes que saltan del libro a la serie.

Y, por supuesto, el Principito, aunque en la serie se renueva su imagen. El, según D’Agay, es el reflejo “del niño que nunca dejó de ser” Saint-Exupéry, quien no tuvo hijos y quien, según su sobrino nieto, fue “genial, verdaderamente especial, diferente, visionario, muy inteligente y con talento para todo, para escribir, para el cine, para conquistar a las mujeres”.

Con buena acogida en su debut en Francia, el domingo será estrenada en España. Y, en América Latina, se verá a partir de las próximas Navidades en Discovery Channel.

Y también “muy pronto” se abrirá en internet en español el sitio elprincipito.com, que ya existe en francés y en inglés.