La ciudad colapsada y al menos un fallecido es el resultado del temporal en La Plata.

Docenas de chaparrones furiosos e implacables sepultaron ayer, martes 2 de Marzo,  bajo el agua la mayor parte de la Ciudad. La tormenta descargó una cantidad inédita de lluvia en poco más de cuatro horas, provocando escenas de desesperación, evacuaciones masivas, casas y vehículos arruinados. Como nunca antes, el miedo a perderlo todo, incluso la propia vida, invadió a los vecinos del casco histórico y los barrios más alejados de la periferia que le dieron pelea a la adversidad mientras esperaban una ayuda que en muchos casos tardó varias horas en llegar. Un hombre hallado en Ringuelet se convirtió a la medianoche, según informaron fuentes policiales, en la primera víctima fatal.

Los servicios de emergencia y asistencia social -Policía, Bomberos y Defensa Civil- siguen trabajando a destajo para rescatar familias que se habían refugiado en lugares altos para evitar ahogarse. Y se mantenía vigente el alerta ante la posibilidad de que el mal tiempo continuara al menos hasta el mediodía de hoy. Nadie se atrevía a aventurar cuál sería el saldo material y humano de la catástrofe cuando el agua comenzara a bajar.

Poco antes de las 17, las primeras lloviznas cayeron sobre una ciudad expectante, sobre aviso de lo que había ocurrido horas antes en la capital federal. Minutos después, literalmente, se cayó el cielo; y siguió haciéndolo a lo largo de seis horas. El viento sopló del sudeste, empeorando la situación al bloquear el drenaje natural de los arroyos hacia el Río de La Plata. El agua comenzó a acumularse y corrió a toda velocidad por las calles, convertidas en canales, arrastrando bolsas de basura y hojarasca de otoño; cuando las zonas más bajas se colmaron, la inundación se generalizó.

Los platenses improvisaron compuertas, cortaron calles, pusieron muebles sobre otros muebles, intentaron rescatar sus mascotas; pero nada detuvo el ascenso del agua turbia, que incluso en barrios que no suelen padecer anegamientos superó el metro y medio de altura.

Los mejoramientos temporarios no ayudaron: a cada uno le seguía un diluvio de diez o quince minutos. De acuerdo con las mediciones de la estación meteorológica ubicada en el aeródromo local, entre las 13.25 y las 21 cayeron 125 milímetros. En la Comuna estimaron esa cifra en 311, y destacaron que la media mensual de abril es de sólo 74.