La historia de nuestros lugares: Plaza del Norte

En el lugar donde está emplazado el Carlos Asali, fue imaginado como sede de un centro comercial. Historia de un espacio público de la ciudad que no todos conocemos.

Las plazas de las ciudades españolas son constitutivas. Ninguna ciudad fundada por españoles a partir del siglo XVI dejó de tener su plaza principal, rodeada de las residencias del “Poder”, la iglesia y la casa de asiento de la autoridad colonial, además de las cárceles.

Sólo como detalle, las plazas debían respetar una ubicación geográfica especial, sus esquinas señalaban inequívocamente los puntos cardinales. Para muestra, basta la plaza principal de la ciudad: la esquina de Rodríguez y San Martín señala claramente al Norte, y por supuesto, las demás al resto de los puntos.

Plaza del Norte

La pregunta es cuándo se crearon las otras plazas, por ejemplo, la plaza San Martín o como se la llamó en su momento, la Plaza del Norte.

Para muchos distraídos hay que decir que el lugar donde está el estadio Carlos Asali del Club Atlético Baradero es la plaza San Martín. Es una plaza pública que comenzó a gestarse en la idea de los munícipes de la Corporación Municipal presidida por Martín de Gainza en 1857.

Por aquellos años se pensaba en la posibilidad de la pujanza que el pueblo tendría y se pretendía que el crecimiento de ese sector sea importante. Por eso pensaron en una plaza ubicada algo más al norte de la central. Por unos años la llamaron así, Plaza del Norte, y la idearon con dos manzanas de diámetro.

Las plazas solían tener alambrados perimetrales con molinetes de acceso en las esquinas. Así fue diseñada la plaza San Martín, que recibe ese nombre a partir de 1871, cuando el ingeniero Germán Kuhr llega a Baradero, convocado por quienes dirigían el destino del pueblo, para realizar el definitivo trazado de las calles.

Proceso lento

La zona aledaña a la Plaza del Norte efectivamente se fue poblando, muchos fueron los que compraron terrenos en esa parte de la ciudad. (En el tomo segundo de “Historia del partido de Baradero” de Alberto Micucci Tarsetti, se consignan los nombres). Pero al parecer, siempre fue difícil el mantenimiento de los espacios públicos. Durante años hubo quejas de los vecinos por el mal estado de la plaza.

En junio de 1875, la municipalidad autoriza al señor Pablo Cima a usufructuar de la “alfalfa” que produjera la Plaza San Martín, durante cuatro años a cambio de una plantación de árboles y el correspondiente mantenimiento. Además se le asignaba un monto mensual como compensación por el trabajo, pero al parecer no fue beneficioso para el licenciatario ya que el convenio fue cancelado un año antes de su culminación. Pasaron dos interesados más para el trabajo de mantenimiento, que incluía la limpieza de las zanjas y el emprolijado de las calles que, por supuesto, eran de tierra.

Similitudes del ayer y hoy

Concretamente, ninguno de estos emprendedores de la época satisfizo las necesidades de los vecinos ni las del municipio. En 1884, debido al mal estado de mantenimiento del lugar, el terreno anexo a la actual plaza San Martín, (la manzana donde hoy está ubicada la biblioteca municipal) pretende ser adquirido por el señor Juan Antonio Alonso.

Entre los munícipes, defensores de los intereses del pueblo, don Francisco Albarracín se opone fuertemente, en un acta del 6 de febrero de 1884 constan sus palabras “(el señor Albarracín) opina que no debe venderse ese terreno […] porque es indudable que aquel paraje es de gran porvenir y será en breve un centro comercial de la mayor importancia para el partido…)

Si se hace algo de memoria, en 2009 Leonardo Peris y Heber Lischetti afirmaron lo mismo y presentaron un proyecto en el HCD para convertir la Plaza San Martín en un “centro comercial”, una similitud inquietante.

El Carlos Asali

La historia de la Plaza San Martín continúa con algo que los hinchas de fútbol medianamente conocen. Un 3 de abril de 1905, según cuenta la leyenda, “en un banco de la Plaza Mitre” se les ocurre a un grupo de jóvenes fundar lo que es hoy el Club Atlético, o lo que fue originalmente hasta 1913 el “Club Football Baradero”.

Ese club no contaba con un espacio para jugar y el intendente Julián O’Roarke, hombre comprometido con el deporte, manda a cuadrillas municipales a sacar de raíz los árboles “que pueda obstaculizar un partido de football”. El mismo municipio, entusiasmado por los triunfos del club, compra en junio de 1909 los 900 metros de alambre tejido por 387 pesos para reemplazar al alambre liso que rodeaba a la plaza, y la cancha va tomando forma.

Desde 1905 y hasta 1915, año en que Atlético solicita formalmente el predio para usufructuarlo “por cuatro años”, se mantuvo el compromiso de palabra. Luego, la historia llega a la actualidad, en que el club posee de manera precaria el lugar donde se radicó la Plaza San Martín. En marzo 1987 se bautiza el estadio con el nombre de Carlos Asali.

Un comentario en “La historia de nuestros lugares: Plaza del Norte

  1. muy lindo, es bueno conocer la historia de nuestra querida ciudad, por favor sigan mostrando nuestros lugares, los felicito y muchas gracias!!!!!!!

Comentarios cerrados.