‘Maravilla’ Martínez: otro nocaut de categoría y un futuro con interrogantes

El boxeador argentino acabó con el inglés Darren Barker en el 11º round, con una descarga imparable de golpes. Dejó dudas en el aspecto defensivo, pero retuvo el cinturón Diamante (CMB) y sentenció: “Quiero a Pacquiao o Mayweather”. ¿Será esta vez? Lo que viene para el quilmeño.

Sergio “Maravilla” Martínez noqueó en el undécimo asalto al campeón europeo de los mediano Darren Barker y retuvo el cinturón Diamante del Consejo Mundial de Boxeo, hecho que le abre una chance clara de enfrentar a los dos mejores boxeadores libra por libra del momento: el filipino Manny Pacquiao o el norteamericano Floyd Mayweather Jr.

La pelea de anoche en el Boardwalk Hall de Atlantic City dejó en evidencia la calidad técnica del pugilista quilmeño, que prácticamente decidió el combate a su antojo, con una descarga de golpes entre el 10º y 11º asalto demasiado potente para su rival, que no obstante se creció con el correr de los rounds ante la pasividad del campeón.

Es que “Maravilla” (48-2-2, 27 KOs) cedió demasiado la iniciativa, se refugió en las cuerdas más de lo aconsejable y peleó siempre con la guardia baja, por no decir sin guardia, tanto que le permitió a Barker conectar algunas derechas peligrosas que le provocaron cortes en la nariz y en la frente.

Pero, es cierto, en ningún momento peligró seriamente su victoria, que de todos modos hubiera llegado en las tarjetas, aunque por escasos puntos. “Barker fue más duro y resistente de lo que pensaba y me dio un poco de trabajo. La pelea se fue extendiendo más de lo pensado”, reconoció el argentino, que había pronosticado un triunfo no más allá del sexto asalto.

“Quiero a Pacquiao o Mayweather”, sentenció Martínez, de 36 años y cerca del final de su carrera. “Pasé una prueba muy difícil y ahora comenzarán las negociaciones para 2012. Puede ser Pacquiao, también Mayweather, veremos si se logra concretar una gran pelea”, amplió.

Que al argentino le quede poco tiempo para ponerle broche a su vida boxística es un arma de doble filo de cara a su objetivo de conseguir una bolsa grande, de 7 u 8 millones de dólares. El campeón regular del Consejo Mundial, Julio César Chávez junior, lo evita y busca rivales de menor calibre. El también mexicano José Sulaimán, titular del CMB, viene prometiendo este choque desde hace meses, pero las negociaciones están estancadas.

Para pensar en Pacquiao, el filipino debería subir un nivel, a superwelter; y él, bajar una división, con lo que pasaría de los 71,700 kilos que registró en la última pelea a los 69,900. Algo no recomendable para su edad, sugieren los especialistas.

Pese a que Mayweather, campeón welter CMB, debe subir dos categorías (en el último combate la balanza se clavó en 66,5 kg), es la opción más firme y, según pudo saberInfobae.com, la pelea se programaría para marzo de 2012. Sería el merecido principio del fin para un boxeador de todos los tiempos.

Fuente: infobae.com