Nicolás Maduro es el nuevo Presidente de Venezuela por tan solo el 1,6% de los votos…

Desde la tarima, el sucesor de Hugo Chávez, Nicolás Maduro, levantó el puño y gritó: “misión cumplida, Comandante”. Pero el desconcierto asomaba en su rostro y en el de los chavistas en el Palacio de Miraflores, tras conocer que ganó la Presidencia de Venezuela por apenas un 1,6%.

Apenas estuvo unos minutos saludando en el frente de la tarima cerca del público junto a su esposa, Cilia Flores, para luego tomar el micrófono, acompañado por funcionarios de gobierno.

Es un triunfo “justo, legal, constitucional”, que da una “legitimidad revolucionaria”, agregó, entre los aplausos de los seguidores de Chávez, todos vestidos de rojo -el color de los chavistas-.

Desde una pantalla colocada tras el estrado, habían seguido, con anterioridad, el anuncio de la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, de que Maduro ganó por 50,66% contra 49,07% del líder opositor Henrique Capriles, resultado decepcionante para los chavistas.

Un sonoro abucheo se escuchó entre la multitud al oír el resultado de la votación de Capriles, y aunque luego siguieron las ovaciones a Maduro, ya no se podía ocultar el desánimo. La fiesta se había aguado.

Tres meses antes de morir víctima de cáncer el 5 de marzo, Chávez pidió a sus millones de seguidores votar por el entonces vicepresidente Maduro en caso de que quedara inhabilitado para gobernar o muriera, para que llevara adelante la revolución.