Ola polar: la Provincia profundiza medidas para prevenir casos de gripe y bronquiolitis.

El virus de la gripe circula desde hace un mes. Pero la llegada del frío polar genera las condiciones ideales para que se propague. El lavado de manos, la ventilación y la vacunación para grupos de riesgo son claves para prevenir las enfermedades respiratorias.

La ola de frío polar en la provincia de Buenos Aires puede generar un aumento de los casos de gripe y enfermedades respiratorias, tanto en niños como adultos. Por eso, el ministerio de Salud de la Provincia profundizó las medidas en centros de salud y hospitales para hacer frente al invierno: se reforzaron las guardias pediátricas, ya se cuenta con la medicación necesaria y gratuita para tratar las afecciones, y se pide a la población que debe vacunarse contra la gripe que lo haga en estos días.

“La prevención es fundamental para hacer frente a los virus respiratorios. Es importante que las casas se ventilen, evitar la calefacción excesiva, no automedicarse y concurrir al médico frente a los primeros síntomas, sobre todo en el caso de los menores de dos años”, afirmó el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia, y recordó que “el año pasado se redujo en un 40 por ciento las muertes de menores de un año por infecciones respiratorias”.

Los niños son uno de los grupos más afectados. Con el frío también llega la temporada de bronquiolitis, bronquitis y neumonías: las Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (IRAB) constituyen la causa del 70 por ciento de las consultas pediátricas y del 50 por ciento de las internaciones durante el período invernal.

Frente a este panorama, el ministro Collia destacó que entre las medidas que ya se tomaron para enfrentar el incremento de casos se encuentra el refuerzo de las guardias pediátricas de los hospitales provinciales con más de 1.200 becarios, entre médicos y enfermeros, para atender prontamente todos los casos que lleguen.

También se encuentra disponible la medicación en los hospitales, que es gratuita: un total de 409.000 frascos de broncodilatadores, indispensables para el tratamiento de estas enfermedades en menores de 2 años. Y 200.000 tratamientos, entre antibióticos, antitérmicos y corticoides, para su entrega gratuita en todos los establecimientos sanitarios de la Provincia.

En tanto, el director provincial de Atención Primaria de la Salud, Luis Crovetto, recordó que las medidas de prevención más importantes se tienen que llevar a cabo en la casa y consisten, básicamente, en mantener los ambientes ventilados, no abusar de la calefacción, aumentar el lavado de manos y no automedicar a los niños ni automedicarse. “La campaña de prevención logró que el año pasado se registraran 150 mil consultas menos por enfermedades respiratorias”, aseguró.

Otro de los puntos importantes para prevenir la influenza y las IRAB es la vacuna antigripal. En este caso, los especialistas destacan que quienes deban vacunarse lo hagan en estos días sin falta. El cuerpo humano tarda unos 15 días en aumentar los niveles de anticuerpo tras aplicarse la dosis. La época ideal para darse la vacuna es antes de la llegada de los primeros fríos.

Los grupos de riesgo que deben vacunarse contra la gripe son quienes se encuentran en los extremos de la vida: los bebés de 6 meses hasta los 2 años y los mayores de 65; las embarazadas, las puérperas de hasta los 6 meses posteriores al parto, los trabajadores de la salud; y las personas con enfermedades de base como: afecciones respiratorias o cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, obesos y diabéticos, entre otros.

Este año, la vacuna antigripal también protege contra el virus H3N3, causante de la epidemia gripal en el último invierno en el hemisferio norte. Además protege contra la gripe A (H1N1), A (H3N2) y B.