Reconocieron a 12 mujeres de Baradero…

Cuando caía la tarde del viernes 12 de abril en el recinto del Concejo Deliberante se realizó el acto de “Reconocimiento a 12 Mujeres de nuestra ciudad” en el marco de la celebración por el Día Internacional de la Mujer.

Organizado por la Secretaría de Desarrollo Social, y con la presencia del Intendente Municipal Dr. Aldo M. Carossi, el Presidente del HCD Sr. Daniel Depauli,  el Secretario de Cultura, educación y turismo Prof. Diego Gallardo, el Concejal Dr. Pablo González, la Titular de Desarrollo Social Lic. Norma Carbone hizo uso de la palabra, tras la bienvenida dada por el Intendente hacia los presentes: agasajadas y familiares y amigos-

El primer reconocimiento por su Trayectoria y Labor artística fue para la Sra. María Teresa Difalco.

Se reconoció también en Acción comunitaria y Servicio a la comunidad a la Sra. Nelly Marconi de Mamarelli.

Por su dedicación en arte del Dibujo, pintura y letras se distinguió a la Prof. María Susana Martig.

Por su Labor comunitaria a la Sra. Haydeé de Cejas.

Por su incansable labor personal, profesional y comercial a la Sra. Josefina Matilde Allende – Fifí.

Por su desarrollo personal y profesional se destacó a la Sra. Lía Hebe Gallo, Profesora de solfeo e historia de piano.

Por su desempeño laboral y personal, se reconoció a la Sra. María Celia Manzi.

Por su desarrollo profesional se destacó a la Sra. Cristina Gacitúa, Directora de la Escuela N° 27  Paraje Los Laureles.

También se reconoció a quien durante décadas dedicara su vida a asistir a cada mujer en el momento de dar a luz, a la Sra. Eva Lilián Gil, por su destacada labor profesional.

Hubo dos homenajes Post Mortem en el cual se recordó a Laly, Laura Martha Cunningham, Maestra reconocida y Portelera fanática, como así también se recordó a una luchadora, trabajadora y apasionada por la Danza y la Cultura Sra. Angela Noemí Tato.

Por último, indicamos que también fue reconocida la Señora Nelsa Rothen de Agorio, y su semblanza la hizo su hija Ofelia, quien escribió sobre su madre lo siguiente:

Me resulta raro escribir sobre mamá. Ella es tema recurrente de mi terapia. Siempre sospeché, desde muy chica que había cosas que descifrar en ella.

El otro día hablando con ella por teléfono sobre esta mención me dijo:

“Yo no lo voy a aceptar porque creo que no lo merezco, yo no hice nada por los demás, como hace la gente que le dedica la vida a ayudar a los otros”…”lo que pasa es que Nelson era un ser, que no sé…no hay gente así”…”él trataba de que yo entienda porque él había decidido ese camino. Hablábamos mucho, vos sabes. Pero desde chico él me hacía las compras en la tienda, haciendo alusión a que Nelson hacía las cosas que a ella le costaba hacer, como mostrarse, exponerse, aunque sea en un acto de compra.

Mamá creció en una familia muy tradicional, de origen suizo, marcada por el machismo, las mujeres que estudiaban magisterio debían viajar y eran vistas como de “mala conducta”, por eso le cortaron las alas, y no la dejaron realizar el sueño de su vida: Ser Maestra.

Pero obviamente no pudieron cambiar su parecer, y la vida la unió con un hombre, que tenía un trato igualitario con las mujeres, a quienes valoraba mucho, respetaba y también admiraba. Así armó una estrategia con él, de dar a sus hijos las libertades que ella no había tenido, a apoyarlos en lo que ellos eligieran respetando su sentir, pensar y entender sin reparos, esa actitud compartida con su compañero, y esa estrategia se convirtió con los años en la muestra de amor y respeto más grande que yo haya visto. No importaba lo que esa decisión costara, se mantuvo y se mantiene. Eso significó soledad, aislamiento, marginación familiar, ser acusada por su propia hermana, por su propia familia. Ser demonizada y denunciada para que sea públicamente castigada por los poderes del terror.

Pero claro, ella sabía que no era ella la única, que toda la sociedad sufrió del terrorismo de estado y las injusticias, y entonces ¿por qué recibir un reconocimiento?, si a quien quitaron la vida por luchar para que esas injusticias se reviertan fue su hijo, su primogénito, que completó y superó sus expectativas de madre. Si era su esposo el que no cobraba la leche a los pobres, y era su hijo el que dedicó su existencia a cambiar ese mundo en el que niños sufren carencias por falta de zapatillas y alimento, y pasan frío y no tienen juguetes ni golosinas.

Y hoy, fiel a su resistencia, sigue rodeada de esos vecinos, que siempre estuvieron, que la protegieron en los peores momentos cuando la policía los interrogaba para obtener información sobre nuestra familia y los movimientos en mi casa.

Y estar en la puerta y encontrar alguien con quien conversar de su hijo es su pasatiempo y su resistencia permanente. Es lo que le permite sobreponerse a la soledad, y transitar el dolor permanente y sin atenuantes de su ausencia.

Y se pregunta y repregunta si no habrá tenido ella la culpa de que su hijo fuera libre y revolucionario.

Cuenta Mamá que en casa siempre había efectivo, por el trabajo de mi Papá, era Lechero; entonces Nelson compraba todo lo que le pedían en el colegio, pero pronto no tenía más hojas, entonces ella le preguntaba: Ya se te acabaron? y él le respondía: Que querés que haga, si algunos no tienen?, ella reflexiona: “Yo no quería retarlo porque tenía mucho miedo que él se haga egoísta”.

Ella siempre dice con mucho orgullo: “Si Nelson estuviera vivo, estaría ocupando un lugar importante en la lucha contra las injusticias y la desigualdad”, y yo agrego, dice Ofelia Agorio: Y sí… por eso lo desaparecieron…

Nelsa Rothen de Agorio es Mamá de Nelson Agorio, un hijo Baraderense, detenido – desaparecido – asesinado durante la última dictadura militar, y quien escribió esta semblanza es Ofelia, Hija de Nelsa, Hermana de Nelson.