Una visita muy importante en Baradero: Perla C. Mayo, creadora de la Fundación Bastón Verde.

Perla Mayo, estará mañana sábado 15 a las 10:45 horas en la Escuela 502 de nuestra ciudad,  ofreciendo una interesante disertación  sobre la baja visión de las personas con aparente ceguera total y de la Fundación Bastón Verde.  Una prestigiosa visita que tendrá Baradero y que no debe ser desaprovechada. 

Veinte años atrás, Perla Mayo, maestra de braile y de técnicas de orientación con bastón blanco descubrió que “no todo era negro” para ciertas personas que poseían un “certificado de ceguera legal”. Fue cuando uno de sus alumnos le hizo notar que, si bien tenía la vista obstruida en la zona central del ojo, podía ver hacia los costados.

Desde entonces, la vida de Perla Mayo cambió, ya que se dedicó a luchar por los individuos con baja visión, un problema que, aunque alcanza a 135 millones de personas en el mundo, es aún desconocido por la sociedad. Se comprometió, viajó, presentó una tesis en Nueva York, y gracias a sus esfuerzos, existe una disciplina de rehabilitación para que quienes la sufren puedan leer, manejarse y, hasta incluso, estudiar en escuelas comunes.

Mayo, quien preside la Asociación Latinoamericana de Baja Visión “El derecho a ver”, fue la creadora del bastón verde, que sirve como distintivo de los que sufren el problema. En nuestro país se realizó  la primer entrega oficial de cien de estos elementos,

El diagnóstico precoz de estas enfermedades es fundamental porque hay muchas cegueras evitables. El glaucoma se puede prevenir. La degeneración macular, tomada a tiempo, también. Por último, a los niños que nacen antes de término y permanecen en incubadora, se les debe controlar bien la retina para impedir su aparición. Un diagnóstico y tratamiento a tiempo puede lograr que esas personas con baja visión nunca lleguen a ser ciegas.

El motivo de esta disertación es que este problema se difunda y que no se confunda más a quiénes lo sufren con los ciegos, porque existen muchas personas que son presas de una ceguera que no es tal. Yo siempre digo que el derecho a ver es un derecho de todos. Pero los que vemos, muchas veces no vemos nada; muchos que ven poco, por falta de recursos, terminan por no ver; y los que no ven nada, si la sociedad fuera un poco menos egoísta, podría ver un poco más de la nada que ven.