Ventajas de vacunar contra la gripe a niños preescolares

Los niños de edad preescolar son una de las principales fuentes de transmisión del virus de influenza en la población. En EEUU, la recomendación de vacunar contra la gripe a chicos de 2 a 4 años de edad implementada a partir del año 2006, tuvo una repercusión importante en la disminución de la propagación de la enfermedad. Así se pudo constatar al comprobar que el número de consultas por la afección disminuyó más de un tercio en ese grupo.

El impacto de esta medida fue evaluado tras compararse el número de visitas por enfermedad gripal a dos servicios de emergencia pediátrica, uno en el Children’s Hospital de Boston, EEUU y el otro en Montreal Children’s Hospital en Canadá, entre los años 2000 y 2009, previo a la pandemia. Las autoridades sanitarias de Canadá recién incorporaron la recomendación de vacunación antigripal en niños a partir del año 2010.

Los resultados de la investigación, publicados en el Canadian Medical Association Journal, mostraron quedespués de incorporar la vacuna antigripal en preescolares en los Estados Unidos, el número de consultas por guardia por enfermedad tipo gripe disminuyó en total un 34% en los centros de guardia pediátrica americanos comparado a los canadienses. También se beneficiaron los chicos mayores al caer un 18% las consultas por influenza en esta edad, probablemente porque disminuyó el contagio entre hermanos al vacunar a los hermanos menores.

Durante 2010, un total de 115 niños y adolescentes fallecieron a causa de la gripe en los EEUU y la mayoría de ellos no habían recibido la vacuna antigripal. A partir de este año, las autoridades del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) americano amplió la recomendación de vacunar contra influenza a todas las personas mayores de 6 meses.

En Argentina, esta inmunización está indicada en todos los niños de 6 meses a 2 años de edad y en aquellos que padecen enfermedades crónicas. Aquellos que reciben la vacuna por primera vez deben aplicarse dos dosis con un intervalo de 30 días.

Fuente: docsalud.com